Nuestros padres y el Divino Masculino por Jennifer Hoffman

 

14063826_1233532410022777_5937930103971947962_n

 

El 19 de Junio fue el día del padre en Estados Unidos, el día en que celebramos nuestra relación con nuestros padres. Muchos no tenemos gran cosa que celebrar, porque puede que nuestros padres hayan estado ausentes, que ni siquiera los hayamos conocido, o que hayan sido tan distantes con nosotros a nivel emocional que no encontremos ningún motivo en especial para celebrar nuestra relación con ellos. Mi padre murió hace casi 30 años y, a pesar de que pasé buena parte de mi vida enfadada con él y preguntándome si alguna vez llegué a importarle, ahora puedo comprenderle mucho mejor. Puedo incluso agradecer todos los regalos que me hizo, en lugar de centrarme tan sólo en las muchas oportunidades que desaprovechó de mostrarme cuánto me amaba y cuánto le importaba. Los padres reflejan nuestras lecciones de poder y de amor, y a menudo lo hacen a través de sus limitaciones, no de sus habilidades.

Al igual que muchos hombres de su generación, mi padre era un hombre emocionalmente herido. Quedó huérfano con cuatro años durante la Segunda Guerra Mundial y unos extraños le adoptaron cuando tenía siete. Pasó buena parte de su vida preguntándose qué le había ocurrido a su familia de origen y por qué no era digno de estar con ellos. Era una persona tranquila, reservada y emocionalmente desconectada. Sin embargo, a veces supo consolarme, como la primera vez que me rechazó un chico que me gustaba. Me dijo que era muy hermosa y que algún día encontraría alguien que me amara y me apreciara, alguien que fuera cariñoso y comprensivo conmigo.

Quería que mi padre fuera poderoso y fuerte para protegerme, quería que me mostrara su amor para saber que era digna de ser amada. Pero él no se amaba a sí mismo ni se sentía merecedor de amor debido a sus experiencias de vida, por lo que no podía darme esa clase de amor.

Mi padre, como tantos hombres de su generación, estaba consumido por el dolor, la rabia, la tristeza y la impotencia, y no sabía expresar sus emociones. Para su generación, los sentimientos eran cosa de mujeres, y “los chicos no lloran”. Sé que no podía darme lo que no tenía, aunque creo que le habría gustado poder hacerlo. Simplemente, no sabía estar presente a nivel emocional consigo mismo, de manera que tampoco podía estarlo conmigo.

Tengo la sensación de que ahora conozco a mi padre mejor que nunca y de que he podido aceptarle tal cómo era. Dejé de estar enfadada por la persona que nunca llegaría a ser, porque aprendí a aceptar que nunca podría llegar a serlo. Me llevó mucho tiempo darme cuenta de eso. Tenía muchas expectativas respecto a él y estaba enfadada con él por no estar a la altura. No podía percibir su dolor porque quería que fuera él quien aliviara el mío, quien me mostrara que yo era poderosa y digna de amor.

Mi padre vivió conmigo durante los últimos meses de su vida y me dio la oportunidad de ver de cerca lo profundo que era su sufrimiento a nivel afectivo, su sensación de no ser digno ni de merecer, el profundo dolor que le ocasionó el haber sido separado de su familia, la tristeza que llevaba dentro y que había cerrado su corazón. Justo antes de morir me dijo que me quería, que estaba orgulloso de mí y se disculpó por no haber sido mejor padre. Le llevó más de 30 años poder decírmelo: era la prueba de amor y de sanación que yo necesitaba.

También fue un punto decisivo para mí. Podía aceptarla y seguir adelante o continuar enfadada y rechazar este regalo porque era demasiado pequeño y llegaba demasiado tarde. Elegí aceptarlo (aunque no lo hice inmediatamente), agradecida de que me amara lo bastante para encontrar el valor de decírmelo, aunque fuera en los últimos momentos de su vida.

Gracias a la comprensión que nos da la experiencia, a la sabiduría que nos da la edad y a la compasión que nos proporciona el hecho de ser también padres, ahora sé que las limitaciones emocionales de mi padre fueron un regalo para mí. Podía elegir entre ser igual que él o ser lo más abierta posible emocionalmente, y terminar así con el legado de esa generación de dolor, pena, rabia, impotencia y distancia emocional.

Elegimos a nuestros padres para poder sanarnos a nosotros mismos, incluso a nuestros padres distantes, a nuestros padres ausentes, abusivos o heridos. La creencia de que los padres deberían ser o deberían haber sido ____________ (podemos rellenar el espacio con nuestras propias creencias) les carga a ellos con el peso de nuestra propia sanación y limita nuestra habilidad de sanar y de aprender de nuestro viaje compartido.

Tanto si fueron terriblemente abusivos o extraodiariamente amorosos, les elegimos por alguna razón. Cuando podamos ser compasivos, perdonarles y perdonarnos a nosotros mismos, podremos dejar ir vidas enteras de rabia y decepción, y aceptarles por lo que eran, seres humanos haciendo las cosas lo mejor que sabían con lo que les habían enseñado. Tanto si tuviste una experiencia hermosa o muy pobre con tu padre, él forma parte de tu grupo del alma. Representa un aspecto importante y es otro espejo en tu viaje de sanación.

El día del padre suele coincidir con la semana del Solsticio, que celebra el día de luz solar más largo del año y, en Astrología, el sol representa al padre. Es un motivo más para adquirir una perspectiva más amplia de todas nuestras relaciones pero, especialmente, de aquellas que más nos cuesta comprender o asumir porque nos parecen insatisfactorias en muchos sentidos.

A la hora de decidir si vamos a pasar el resto de nuestras vidas resentidos con nuestros padres por sus escasas habilidades emocionales, o si iremos más allá de esas emociones para llegar a verles con comprensión y compasión, también deberíamos considerar el actual despertar de la energía del Divino Masculino. Hemos celebrado el despertar del Divino Femenino tras eones de represión, lo cual formaba parte de nuestro legado atlante, como describo en mi libro “El legado atlante”. La energía del Divino Masculino representa la reunificación de lo masculino con su centro del corazón, del que lleva desconectado tanto tiempo como el Divino Femenino estuvo desconectado de su poder.

Durante innumerables siglos de guerra, muerte, dominación y control, el corazón de la energía masculina ha estado roto y consumido por el dolor que su propio su trauma generaba. Ahora es momento de que vuelva reconectarse a nivel de corazón, para que los hombres puedan sentirse de nuevo completos e íntegros. De esta forma, podrán volver a sentir el amor incondicional que forma parte de su impronta divina. Hoy podemos verlo en la generación más joven de padres, que cuidan y atienden a sus hijos como los padres de mi generación nunca lo hicieron.

Al perdonar a nuestros padres liberaremos esa vieja energía y abriremos los portales a un poderoso renacimiento energético que bendecirá a las futuras generaciones con padres amorosos, compasivos, comprensivos y conscientes de su poder. Padres que sabrán expresar el amor que hay en sus corazones a todas las personas que haya en sus vidas. Y, al hacerlo, podremos acabar con el legado del paradigma masculino de dolor que tanto nos ha limitado a la hora de reconectarnos con nuestro propio centro divino y de poder conectar unos con otros.

http://enlighteninglife.com

 19 junio 2017

Traducción: Rosa García
Difusión: El Manantial del Caduceo en la Era del Ahora
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
https://www.facebook.com/ManantialCaduceo

Derechos de autor reservados © 2017 por Jennifer Hoffman. Pueden citar, traducir, reimprimir o referirse a este mensaje si mencionan el nombre de la autora e incluyen un vínculo de trabajo a: http://enlighteninglife.com

Las traducciones del material de Jennifer Hoffman pueden ser descargados en archivo Word desde el sitio creado para ella en http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
https://www.facebook.com/ManantialCaduceo

Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en http://www.egrupos.net/grupo/laeradelahora/alta

El Manantial del Caduceo en la Era del Ahora

El Manantial del Caduceo agradece a las personas que comparten y distribuyen estos mensajes tal cual se publican, con todos los créditos correspondientes, pues así reflejan su propia transparencia al difundir la luz. Lamentablemente, otras personas no actúan de esa manera y modifican o eliminan los créditos, impidiendo así que sus propios lectores tengan acceso a los sitios donde podrían encontrar mayor información. Vale la pena recordar que todos los sitios individuales que hospeda El Manantial del Caduceo han sido autorizados por los respectivos canalizadores/autores y contienen todo el material con sus traducciones autorizadas.

Estamos en una nueva energía, creando un mundo nuevo. Seamos conscientes de nuestras elecciones. ¿Queremos seguir creando competencias y desazón? ¿O preferimos la colaboración e integridad? Por favor, honremos la labor de cada persona que hace su parte para que nos lleguen estos mensajes, respetando la totalidad de los créditos. Gracias.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s