Eclipse con Luna Nueva en Piscis—soltar compasivamente con el corazón de fuego Por Margit Glassel

Cuando hablo de soltar compasivamente me refiero sobre todo a  que podemos aprovechar esta Luna Nueva para aprender, en niveles más profundos, a ser compasivos con nosotros mismos que es lo que a veces más nos cuesta. Somos plenamente humanos, es nuestro regalo, y por ello somos perdonados.

Un eclipse ocurre cuando están los nodos lunares cerca de la Luna Llena, o de la Luna Nueva  como en este caso ahora.

Se abren portales para nuevos estados de consciencia pero no son automáticos; tenemos que participar. Para tener un poco más de información sobre cómo trabajar con el eclipse podemos mirar el resto de los astros y las cualidades del signo en el que se produce.

La Luna Nueva son comienzos; los nodos siempre hablan de algo kármico; en este caso soltar karma del pasado porque Sol y Luna están conjuntos al nodo sur. Fuera patrones que hemos arrastrado a lo largo de los siglos; toca disolver quistes áuricos incrustados como larvas astrales alimentadas por nuestros sufrimientos. Tenemos el potencial para ser libres, completamente, de las jaulas de nuestro ego. Eso es Piscis, el último signo. Liberarnos de nosotros mismos para renacer a otra esfera nueva, sin miedo. Piscis está conectado con el sacrificio. ¿Qué entregamos a los Dioses? Tiene que ser algo profundo, algo ancestral, algo que nos cuesta. ¿Qué tal si simplemente nos rendimos con entrega y nos sintonizamos con nuestro verdadero destino dejándonos de jueguecitos y huidas innecesarias?

El domingo 26 de febrero, a las 15:58 hora española, Sol y Luna están conjunto a 8°12 mientras Neptuno vibra desde el grado 11 y Mercurio recién entrado en Piscis está en el grado 1. Esto aumenta nuestra capacidad para conectar con la intuición, nuestros sueños, otras dimensiones del ser. A los poetas, escritores y comunicadores, y a los artistas en general, les ayudará a transmitir lo que captan en esos mundos invisibles al ojo humano. Podemos comunicar lo que es difícil de comunicar, podemos abrir nuestra mente a los planos divinos, entrar en comunión con las esferas celestes, y poner en papel nuestras visiones. Luego está el servicio, otra tarea pisciana ¿Para que servirían  todas estas maravillas si no fuera para ayudar a nuestros hermanos mientras caminemos todos juntos? Compartimos las piezas del puzzle que guardamos. Tú tienes alguna pieza mía e yo alguna tuya. Nos ayudamos, intercambiamos claves  para que así, cada uno en su soledad, pueda sentarse y completar, gozoso,  el puzzle de su verdadero destino.

Esta era la parte del agua.  Falta el fuego del cielo. Nos lo entrega Venus, Marte y Urano en Aries. Sin fuego no hay pasión. Una vez uno de mis maestros me habló de la pasión para la Iluminación y para el camino. Aries nos inunda con la pasión de los nuevos inicios después de haber muerto en Piscis. Nos contagia con el coraje de volver a empezar a pesar de todo. Es el levantarse después de la caída y confiar en la vida misma con brutal e inocente entusiasmo sin garantías de ningún tipo a cambio. Es otro tipo de entrega, activa esta vez.

Júpiter añade su energía desde Libra, creceremos, nos expandiremos, a través de las relaciones humanas en todos sus colores y la tarea es buscar la paz, la belleza y la armonía sin dejar de ser plenamente nosotros mismos. Equilibrar la oposición Júpiter- Urano/Marte.

Plutón es la clave. Punto focal en una cuadratura T con esta oposición, nos enseña que no podemos negar la sombra si queremos conseguir este equilibrio. Somos los guardianes de nuestros dragones y de nuestro poder; eso implica una inmensa responsabilidad de la que no podemos huir. Piscis no es suficiente para ese mundo envuelto en las llamas del nacimiento de un nuevo Aeon. Hace falta algo valiente, activo, comprometido, apasionado…para terminar con los zombis del viejo mundo, los muertos vivientes de nuestros automatismos, respuestas mecánicas y miedos bloqueantes. Los zombis están de modo, ya llevan tiempo arrastrándose por las pantallas de nuestros ordenadores y televisores. Cada vez que un arquetipo quiere ser visto y trabajado emerge en  las pantallas del mundo. Podemos utilizar el poder del eclipse para fulminarlos, disolverlos, darles descanso. Si no hay limitaciones, miedos absurdos, patrones automáticos, si no hay zombis,  estaremos mucho más tranquilos.  La clave es Plutón en Capricornio. Poner orden en nuestro inframundo. Sin miedo. Con el corazón del fuego y del agua y sus armas mágicas.

25/2/2017

Copyright© Margit Glassel
Si quieres recibir una interpretación (vía Skype o presencial) de tu carta natal y de los tránsitos más importantes de los próximos doce meses para comprender cómo estos te afectan personalmente, o una consulta de tarot, no dudes en escribirme a margitglassel@yahoo.es para más información acerca de mi trabajo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s