Diosa Devi, Energía del Universo y la Fuerza Creativa

La Diosa Durga

Diosa Devi es una figura que incluye varias deidades femeninas y tiene múltiples encarnaciones. La Devi se relaciona con la energía del universo y con la fuerza creativa que trae la fertilidad a la tierra. Las manifestaciones de la Devi también pueden estar asociadas a aspectos de la naturaleza como el amanecer y los ríos. Algunas diosas son benignas como Parvati y otras son malignas como Kali.

Devi es acción, construye y destruye. Regenera la creación. Como fuerza cósmica se presenta como Durga, quien en la gran batalla mata a Mahisha, el demonio búfalo; la negra Kali que baila sobre los cadáveres de los que ha matado y devorado; Chamunda (la demacrada) y como Devi en sí misma. Devi, la Diosa, nos ayuda a liberarnos de adicciones, malos hábitos y ataduras y a desintoxicarnos. Nos concede la gracia de limpiarnos interiormente. Nos guía para que encontremos más sentido en nuestra existencia y en nuestro trabajo o vocación. Purifica nuestro cuerpo y nuestra mente y sana nuestras relaciones.

Significado

Devi significa “Diosa” en sánscrito. En ocasiones, este término se usa genéricamente para describir a cualquier diosa. Por lo tanto, todas las diosas son consideradas aspectos diferentes de una única Devi, que es la energía femenina del único creador. Es Ma, la amable y gentil Madre.

En una forma de Hinduismo llamada Shaktismo (debido que adoran a Shakti o Devi Mata, nombre hindú para calificar a la Gran Divina Madre) la consideran la fuerza conductora del universo sin la cual, el aspecto masculino se muestra incompleto. Es el útero en el que la energía masculina concibe la vida. Personifica el poder absoluto, creativo, compasivo. El Shaktismo apareció en la Edad Media junto a la rama Tantrista.

La deidad más antigua y que se manifiesta más frecuentemente del panteón hindú es Devi, la Diosa. Al igual que la vieja madre diosa prearia, Devi aparece tanto como la nutricia de anchas caderas como la feroz destructora de la vida mortal como la vieja diosa madre, a Devi se la asocia primariamente con la fertilidad y la tierra.

Nombres que adquiere

Se le suele llamar Madre -Mata o Mataji en el norte de India, y Ammán en las selvas del sur- y suele representarse por medio del yoni, el principio femenino que rodea al linga masculino. Devi adquiere tambien los nombres de Sárasuatí (diosa del conocimiento y las artes): consorte (e hija) del dios creador Brahmá Lakshmí (diosa de la opulencia): consorte de Vishnú, el dios que mantiene el universo unido Durgá (o la Madre, la energía material de la que está hecho el universo) o Párvati: consorte del dios destructor Shivá Kali (aspecto violento de la diosa madre).

Historia

Mahisha nació con cabeza de búfalo y cuerpo de hombre y se decía que estaba destinado a ser enemigo de los dioses. Con el tiempo dirigió un gran ejército de demonios y se apoderó del reino de los cielos, expulsando a los dioses del paraíso. Los dioses principales se enfadaron tanto que de su ira combinada surgió la forma de una mujer terrible y sobrecogedoramente hermosa.

Su cabeza procedía de Shiva, sus brazos de Vishnu, sus pies de Brahma, su cintura de Indra, rey de los cielos, su cabello de la muerte, sus pechos de la luna, sus muslos del océano, sus labios de la tierra y los dedos de sus pies del sol. Esta joven y hermosa doncella recibió el nombre de Devi. Encontró una montaña apartada donde pasó largo tiempo meditando y llevando vida de asceta. Sus penalidades trajeron a la tierra la paz y la prosperidad.

Mientras ella estaba absorta, los ejércitos de Mahisha se introdujeron en las montañas. Divisaron la hermosa figura de Devi en profunda meditación y comunicaron a Mahisha su sorprendente beldad. Este, lleno de pasión, acudió a ella disfrazado y le preguntó si quería casarse con él. Ella le replicó que primero tenía que probar su virilidad. Mahisha intentó capturarla, mas se le escapó. El, airado, creció de tamaño y al sacudir su cola los océanos se enfurecieron, la tierra se agitó bajo el peso de sus pies, sus cuernos rasgaron las nubes y los ejércitos de Devi fueron barridos ante él por el huracán de su aliento. Devi adoptó una forma terrible y montó en el león que la llevaba para atacarle, pero Mahisha mantuvo la forma que había adoptado.

Entonces ella lo ató con cuerdas, pero se convirtió en león; cortó la cabeza de éste, pero entonces se transformó en hombre; atravesó al hombre, pero éste se convirtió en elefante. Ella cortó la trompa del elefante, mas ahora se convirtió en búfalo. La diosa, enfurecida e intoxicada por su sed de sangre, se le acercó por atrás, lo atravesó con su tridente y le dio en el cuello una patada tan fuerte que el espíritu le salió disparado por la boca. En aquel momento ella blandió su espada y le cortó la cabeza. Su espíritu no podía volver a entrar en el cuerpo, de modo que se contaba entre los caídos. Los dioses jalearon a Devi gritando “¡Victoria!”. Desde entonces es venerada como vencedora del demonio búfalo.

Mientras las deidades masculinas del panteón hindú están desapegadas del mundo, los avatares de las diosas son activos e inmanentes. Devi no está muy lejos de la maya (ilusión) de la vida mundana, pero se la conoce como Mahamaya (Gran Ilusión). Como la propia tierra es su cuerpo, sus devotos pueden conocerla y acercarse a ella. Las deidades masculinas Siva, Brahma y Visnú (los trimurti) personifican ideales por los que los devotos sólo pueden luchar. Brahma es poco más que un principio trascendental; Visnú representa un ideal moral de pureza inhumana; la severidad ascética de Siva es inalcanzable por parte de los mortales. La Diosa, sin embargo, se define por su acción en el mundo.

Mientras Siva medita en lo alto de su retiro del Himalaya, la Diosa en su encamación como Kali lucha en el campo de batalla, matando a los demonios de la ignorancia con un vigor muy distinto al tranquilo distanciamiento de Krisna. El poder de la Diosa para actuar en el mundo de los seres humanos fue elaborado por teólogos, sobre todo en el grupo de textos llamados Tantras. Reconocían a Devi como la portadora y centro del poder divino (shakti). Las formas espantosas de la Diosa, como Kali y Durga, eran veneradas por medio de rituales tántricos como poderes supremos en sí mismos, desencadenados por las trascendentes divinidades masculinas.

Formas

Se le adora en las aldeas de India en un millar de formas, como por ejemplo, Bhu, la antigua diosa tierra; Parvati, hija de los Himalayas; las vengadoras Kali y Durga y como consorte de numerosos dioses masculinos. La misma India se considera el cuerpo de Devi, cuyas formas pueden encontrarse en los rasgos del paisaje. Nombres de ciudades como Calcuta (Kali Ghat) proceden de formas de Devi, y a las diosas se les pone a menudo nombres de características naturales, como el de la consorte de Rama, Sita, cuyo nombre significa surco.

Sri Shankara

Saundarya Lahari También, existen las representaciones pacíficas de Devi, entre las que encontramos a Lakshmi, mujer de Vishnú, sumisa, dócil y fértil; a Ganga, la Madre Diosa del río Ganges (una de las esposas de Shiva); Parvati, esposa de Shiva e hija del monte Himalaya y Sarasvati, Diosa de la literatura, la danza y el teatro y esposa de Brahma; Vasudhara, la Diosa budista Tara, y la Diosa jainista Ambika.

Lakshmi

Es la Diosa de la Fortuna, esposa de Vishnú, poseedor de toda la riqueza. Esa riqueza la libera a través de las manos doradas de Lakshmi, quien bendice a los devotos honestos. La riqueza a la que nos referimos no es tanto material como espiritual.

Esta Diosa surgió del océano de leche batido, el cual significa la mente del que busca la espiritualidad y la acción de batir la leche es el proceso de purificación de las capacidades innatas. De ese océano surgen varios objetos, entre ellos la ambrosía que es el premio que se obtiene cuando se ha purificado la mente. Dos de las cuatro manos de esta diosa, sostienen dos flores de loto que simbolizan la belleza y la fertilidad. Las dos reencarnaciones más famosas de esta pareja de dioses son Rama y Sita y Krishna y Radha.

Ganga

Representa el agua como energía líquida y se recoge en los Textos Védicos anteriores al 1.300 antes de Cristo, en la personificación del Ganges, que baja desde las cumbres del Himalaya y que acaba en las planicies, como dador de vida.

Vasudhara

Diosa budista de la riqueza, de la suerte y de la abundancia es una de las diosas más veneradas en Nepal. Sus devotos le piden buenas cosechas y descendencia. Tiene seis brazos en los que sostiene los cuatro principios sustentadores de la existencia: el libro de la sabiduría, la cáscara de un grano, una vasija llena de agua, un racimo de joyas.

Tara

Otra Diosa budista que cuenta con muchos fieles, protege de la maldad y aparta los obstáculos del camino de los humanos. De hecho, su nombre “Tara, significa “cruzar” en relación a atravesar el mar de la existencia.

Ambika

Se asocia con el árbol del mango y sus frutos. Se le pide protección para madres e hijos. En el Jainismo, es una de las diosas que espera paciente a los veinti-cuatro liberadores llamados Jinas. Su color es de oro y el león es su vehículo. En sus cuatro manos porta un mango y una rama del árbol del mangoy, en sus dos manos izquierdas, una rienda y, en la otra, sus dos hijos.

Parvati (o Shakti)

Se llamaba Uma de soltera y para llegar a ser esposa de Shiva tuvo que pasar numerosas pruebas. Shiva deseaba una esposa fiel y devota.

Devi

Como Parvati es la representación más compleja de la diosa.

Shakti

Se mantiene al lado de su marido mientras él danza en éxtasis o juega con sus hijos Ganesh y Skanda. Constituyen el símbolo de la familia por antonomasia. A menudo los podemos encontrar como Ardhanari, la “media mujer” que representa el concepto de divinidad masculino/femenino como uno sólo.

Tres de los aspectos benévolos de Devi son: Sati-Uma-Parvati.

Sati

Fue la primera esposa de Shiva, cuyo ascetismo y devoción hacia Shiva, enamoraron a éste último. Desafortunadamente, el padre de Sati insultó a Shiva en su presencia. Sati no pudo asimilarlo y, sentada en la posición del loto, se autoincineró. Shiva, lleno de dolor, danzó sacudiendo la Tierra con su pena. Vishnú, entonces, dividió el cuerpo de Sati por todo la Creación y allí donde cayeron sus miembros, dichos lugares, se llamaron Shakti Pitas. Estos puntos son centros de poder espiritual muy visitados.

Uma

Se reencarnó en Uma, hija de Dios de los Himalayas y es la Energía Cómica (prakriti) que no puede ser separada de Shiva (purusha), la Conciencia en estado puro. Y así se convirtió en Parvati.

¿Cómo podemos conectar con ella?

La mejor forma es sentarnos a solas, en la Naturaleza bien sea en la playa, en el campo, sobre la hierba o sentados sobre una piedra. Rodéate con tus propios brazos e imagina que Devi se une a tí, que te abraza suave y cálidamente. Siente su amor en tu corazón y en tu cuerpo. Absorbe esa sensación con una larga inhalación y una muy lenta exhalación. Disfruta el momento.

Pídele, humildemente, que entre en tu interior, en tu mente y en tu corazón y que te purifique eliminando cualquier mal pensamiento, cualquier toxina, cualquier endurecimiento o terquedad.

Siente que sus energía amorosa te llena y que te limpia cuidadosamente, sin dejar ningún resquicio pero con dulzura. Es normal que puedas sentir unas ligeras vibraciones cuando libere las energías inferiores. Una vez vuelva la calma a tu cuerpo, permanece en unión con Devi tanto tiempo como quieras o puedas.

Pídele que te ayude a levantarte y siente cómo se renueva la energía de tu cuerpo. Agradece a la Diosa Devi su ayuda e intenta realizar esta invocación más a menudo.

Culto o adoración

En el panteón Hindú ocupa un lugar privilegiado y se le dedican pujas o adoración de su estatuilla (celebración con las estatuas de Vishnú, Visaba, Parvati, Diva y Skanda). En cada hogar, escogen un dios.

En los rituales de las pujas, se le instala en un altar de la casa o del huerto. Mañana y tarde se rezan plegarias y letanías, se queman varillas de incienso, se agitan lamparillas de aceite, se ofrecen flores o una lluvia de pétalos de flores, etc.

Asimismo, un momento muy importante es cuando se la viste, se comparte los alimentos con el dios/la diosa y, posteriormente, dichos platos son compartidos entre todos los presentes. Paramahansa Yogananda

Hoy se celebra la puja de Kali. Esta puja está dedicada a disminuir el ego y las tendencias negativas que frenan el desarrollo espiritual y el progreso material de la Humanidad. Esta celebración suele caer entre Octubre/Noviembre en la noche de Kartik Amavasya. Es una intensa invocación a una diosa que infunde profundo respeto. El propósito principal es conseguir la ayuda de esta Diosa para destruir la maldad, tanto en el mundo exterior como en nuestras almas.

Kali, también llamada Shyama Kali, es la primera de diez encarnaciones (avatares) de Durga. Sus devotos piden paz para el mundo, felicidad, salud, prosperidad, protección. Es una puja de carácter tántrico.

Fuentes:

https://www.ecured.cu/Diosa_Devi

https://www.youtube.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s