Vender valor y comprar amor Por Jennifer Hoffman

Resultado de imagen para parejas felices

¿Por qué a menudo sentimos que tenemos que vendernos a los demás, y convencerlos de que somos “lo suficientemente buenos” para ellos, cuando todo lo que tenemos que hacer es ser lo suficientemente buenos para nosotros mismos y dejar que los demás hagan sus propias elecciones? Nos involucramos en relaciones creyendo que debemos probar nuestro valor para poder obtener el amor que queremos. Y lo hacemos generalmente con personas que no nos valoran. ¿Podemos estar tan claros y seguros de nuestro propio valor que no tratemos de “vendernos” a personas que no nos valoran (porque no pueden), y en su lugar, crear conexiones de amor con personas que nos aman y que fluyen sin esfuerzo en nuestras vidas porque reflejan nuestro propio valor?

Estaba ayudando a un cliente a prepararse para una importante reunión de negocios cuando me dijo: “Me siento preparado, ahora solo tengo que venderme.” Eso trajo a colación otra discusión sobre por qué él sentía que tenía que convencerlos de su valor y dignidad, y venderles lo que él tenía para ofrecer. ¿Por qué no podía simplemente hacer lo mejor que pudiera y dejar que ese fuera el punto decisivo? Si se vende demasiado, se arriesga a sobrevenderse, haciendo promesas que después  le puede costar mantener, o puede entrar en esa importante reunión con la sensación de que va a perder, creando una profecía autocumplida.

Finalmente, mi cliente estaba cómodo con sus preparativos para la reunión, los cuales incluían una lista de ofertas y, más importante aún, un recordatorio de cosas que él no iba a aceptar. De esta manera, no se extendería demasiado y no haría promesas que en su deseo de ser valorado,  luego no podría mantener.

¿No hacemos esto todos cuando tratamos de conectar con otros, especialmente en situaciones en las que realmente queremos ser valorados o queremos crear esa conexión, o simplemente en situaciones que pensamos que son importantes? Nos sobrevendemos nosotros mismos, nos desvivimos creyendo que tenemos que convencer a los demás de que somos lo suficientemente valiosos, para que ellos nos amen, y entonces ¿qué pasa? Acordamos cosas que después no podemos o no queremos cumplir,  o nos encontramos  metidos en una situación que no nos conviene. Pero hemos invertido tanto en esa situación, que creemos que no podemos salirnos de ella o que queremos ser valorados, no importa el precio, y estamos dispuestos a  hacer cualquier cosa con tal de conseguirlo.

Nuestro deseo de ser “suficiente” para los demás nos hace pensar que tenemos que “vendernos”, convencer a otros de que nos quieran y nos valoren, de que quieren pasar tiempo con nosotros, estar con nosotros o estar conectados. Sobre todo, queremos que nos amen. Tenemos miedo de ser rechazados, pasados por alto o ignorados y pensamos que esas son señales de que no somos lo suficientemente buenos.

Sin embargo, en realidad, la persona que nos rechaza no lo está haciendo por lo que somos, sino por lo que ella tiene que ser para estar con nosotros.

Tienen que estar en nuestra misma frecuencia y nivel energético, para crear una conexión significativa y valiosa con nosotros, y puede que eso sea demasiado para ellos. Cuando lo vemos desde esa perspectiva, nos damos cuenta de que no nos podemos vender lo suficiente, a alguien que sabe que el precio que debe pagar por esa conexión es demasiado alto.

Lo mejor y lo único que podemos hacer es ser nosotros mismos, en todo sentido; ser lo mejor que podamos ser y hacer brillar al máximo nuestra luz. Cuando estamos alineados internamente, podemos alinearnos con otros que nos son afines. No tenemos que “vendernos” a estas personas; ellos ya saben quiénes somos. No tenemos que convencerlos de nuestro valor; ellos pueden verlo por sí mismos.

Con aquellos que están alineados con nuestro amor y nuestra valía, reflejamos el valor que ellos tienen y ellos nos reflejan nuestro propio valor. Las personas que pueden alinearse con nosotros, que ven y reconocen nuestro valor, no esperan ni quieren que hagamos promesas extravagantes ni piensan que no somos suficientes; saben que somos iguales a ellos, perfectos, íntegros, completos, en todos los sentidos. Y si tenemos que vendernos mucho para encontrar el amor y el valor que queremos, estamos hablando con la gente equivocada.

Derechos de autor reservados © 2017 por Jennifer Hoffman. Pueden citar, traducir, reimprimir o referirse a este mensaje si mencionan el nombre de la autora e incluyen un vínculo de trabajo a: http://enlighteninglife.com

Las traducciones del material de Jennifer Hoffman pueden ser descargados en archivo Word desde el sitio creado para ella enhttp://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
https://www.facebook.com/ManantialCaduceo

Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en http://www.egrupos.net/grupo/laeradelahora/alta

http://enlighteninglife.com
14 de Febrero 2017

Traducción: Gisela Díaz M
Difusión: El Manantial del Caduceo en la Era del Ahora
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
https://www.facebook.com/ManantialCaduceo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s